«Arráncame la vida» de Ángeles Mastretta

Ficha técnica:

  • Título: Arráncame la vida
  • Autor: Ángeles Mastretta
  • Editorial: Booket
  • Primera publicación: 1985
  • Número de páginas: 268
  • ISBN: 978-970-749-006-2

Siguiendo la temática de escritores mexicanos, hoy les comparto la reseña de una novela de Ángeles Mastretta.

Ángeles Mastretta es periodista y una de las pocas escritoras mexicanas que ha alcanzado fama a nivel internacional. “Arráncame la vida” es su primera novela publicada en 1985, por la cual fue acreedora del Premio Mazatlán en México, convirtiéndose en un fenómeno editorial y siendo traducida a 15 idiomas.

Esta novela es considerada como una obra literaria feminista, aunque en toda la novela no se menciona directamente el tema. La razón principal por la que se considera una obra feminista es su protagonista, Catalina Guzmán, quien nos cuenta parte de su vida al lado del General Andrés Ascencio y su búsqueda de la libertad (Spoiler alert: para saber más del personaje de Catalina te recomiendo este artículo). Así, el feminismo se convierte en un tema sutil pero importante en la novela.

Catalina vive en Puebla con sus padres y hermanos, tiene 14 años cuando conoce al General Andrés Ascencio y se enamora de él. Él es un político 20 años mayor, pero no cualquier político, sino uno con el que hay que tener mucho cuidado. Andrés “convence” al padre de Catalina de darle su mano y la convierte en su esposa. Se mudan juntos y a partir de ese entonces inicia el camino de Catalina para convertirse en la esposa perfecta de un político importante.

Además de eso, Catalina se convierte en madre, aunque nunca fue su rol favorito como mujer, incluso acepta la llegada de los hijos mayores del General que tuvo con otras mujeres. La primera mitad del libro habla sobre su vida en Puebla como la esposa del gobernador, su relación con las personas que la rodean y, principalmente, su relación con Andrés. Al inicio de su matrimonio, ella es una niña inocente e ingenua, y una esposa sumisa que hace todo lo que su General le dice y que no tiene idea de la clase de persona que es.

La segunda parte de la novela se centra en la transformación de Catalina, que aunque siempre mostró inteligencia y decía lo que pensaba, aprendió a descubrir a su voz y a sí misma, que hasta el momento era un reflejo de cómo fue crecer al lado de Andrés. Cuando se da cuenta de quién es realmente su marido y se enamora de Carlos Vives, un músico al que Andrés considera como su hermano menor y con quien le es infiel por primera vez, Catalina empieza a ser una mujer feliz e independiente (a su manera y acorde a la época), aunque viviendo con el miedo de que su General se entere.

Después de que Carlos desaparece y es asesinado, el miedo de Catalina desaparece y ahora vemos a una mujer que le pide a su marido lo que quiere y Andrés, al estar envejeciendo, le da todo. La muerte de Andrés llegó de sorpresa, y Catalina organizó todo para despedir a su General, aunque las lágrimas que derramó en su funeral las logró pensando en Carlos. Catalina había conseguido su libertad.

Esta novela no era lo que esperaba. Yo esperaba que la parte apasionada de la vida de Catalina se viera reflejada en la mayor parte del libro (sobre todo por la portada donde vemos a una pareja bailando), pero me encontré con algo más que eso. Hablamos de una novela que nos ambienta en la época posrevolucionaria, los años 30s y 40s, cuando el país estaba tomando de nuevo su rumbo (no podría decir si ya lo encontramos).

El trasfondo político de la novela es muy importante para el desarrollo de la historia, ya que durante esta época la mujer sigue siendo tratada como un objeto (pasa de ser propiedad del padre a propiedad del marido) y su trabajo sigue siendo el dedicarse a su casa y su familia. Andrés es el típico macho mexicano, pero Catalina es curiosa (chismosa según sus palabras) y dice lo que piensa, por lo que se acaba convirtiendo en una mujer muy astuta y que “construye su propia identidad en un mundo machista” (Goodreads).

El personaje de Catalina me parece simplemente brillante por todo el crecimiento que tiene, al igual que el de Andrés, porque la autora nos explica cómo creció, cómo llegó a la política y cómo forjó sus ideales. Ángeles Mastretta logra situarnos tanto en la Revolución como en la época que le sigue (25 años de historia), dándonos una visión de la realidad mexicana a través de los ojos de una mujer, lo que lo hace más trascendental.

Es una lectura imperdible y el uso del lenguaje coloquial lo convierte en un libro accesible a todo público. Aunque sí, probablemente lo disfrutarán más las personas que gusten de la historia mexicana y del drama. La música también forma parte importante de la novela (algo que el mismo título nos dice, ya que está inspirado por la canción del compositor mexicano Agustín Lara), mencionando varios boleros a lo largo de la misma (aquí puedes encontrar un análisis muy interesante al respecto).

“Arráncame la vida” es una obra representativa de las escritoras latinoamericanas, ya que logra recrear una excelente historia en un ambiente político a través de una visión femenina. Hay muchos análisis que se pueden hacer sobre esta novela pero, al final, Ángeles Mastretta nos regala una novela maravillosa y que seguramente hará pasar al lector un grato momento.

Frases favoritas

“Mira qué lindo está el cielo. Mira qué fácil es vivir en un país en el que no hay invierno. Siente cómo huele el café. Venga, mi vida, venga, que le preparo uno con mucho azúcar, venga, cuéntele a su papá.”

“Voté por Bravo, el candidato de la oposición, no porque lo considerara una maravilla, sino porque seguramente perdería y era grato no sentirse ni un poco responsable del gobierno de Fito.”

“Me daba vergüenza estar así por un hombre, ser tan infeliz y volverme dichosa sin que dependiera para nada de mí.”

“Yo no hago a nadie. Yo los alimento y los oigo, lo demás es cosa suya. Aquí cada quien crece como puede: tus hijos, nuestros hijos…”

“En el matrimonio hay un momento en que tienes que cerrar los ojos y rezar un Ave María.”

“Nadie se muere de amor, Catalina, ni aunque quisiéramos.”

“-Te jodí la vida, ¿verdad? –dijo-. Porque las demás van a tener lo que querían. ¿Tú qué quieres? Nunca he podido saber qué quieres tú. Tampoco dediqué mucho tiempo a pensar en eso, pero no me creas tan pendejo, sé que te caben muchas mujeres en el cuerpo y que yo sólo conocí a unas cuantas.”

“Me da gusto por ti. La viudez es el estado ideal de la mujer. Se pone al difunto en un altar, se honra su memoria cada vez que sea necesario y se dedica uno a hacer todo lo que no pudo hacer con él en vida.”

“Yo quise recordar la cara de Andrés. No pude. Quise sentir la pena de no ir a verlo nunca más. No pude. Me sentí libre. Tuve miedo. […] Cuántas cosas ya no tendría que hacer. Estaba sola, nadie me mandaba. Cuántas cosas haría, pensé bajo la lluvia a carcajadas.”

22 comentarios en “«Arráncame la vida» de Ángeles Mastretta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s